Reflexión: Palabras de perdón a un hijo. Fotografía de niños en León, Gto.

      El otro día me llegó un mensaje, de esos que te dan consejos e inspiración. Muchas veces me llegan mensajes por whats app, o por mail, que simplemente los leo y los dejo pasar, (pues no soy fan de las cadenas) pero este en especial me llegó al corazón. Tal vez era lo que estaba viviendo, quizás era mi estado de ánimo de ese día… pero hoy se los quiero compartir junto con la sesión de estas preciosas mellizas que disfruté muchísimo.
     Se los comparto, porque  muchas veces nos preocupamos mucho por educar a nuestros hijos, tanto, que a veces los queremos perfectos y nos olvidamos de lo más importante…. 
Dice así:

“Perdón hija querida, perdón hijo mío por tantas veces pedirte que seas distinto. Más sociable de lo que eres, menos osado de lo que te nace, más deportista de lo que dictan tus genes…menos ruidoso, más comelón, menos sensible, menos energético, más de esto y menos de aquello…
Perdón por compararte en silencio con tus primos, tus hermanos, tus compañeritos de clase, con tu padre, contigo misma.
Perdón por fantasearte perfecto…Olvidándome que ya lo eres y que así, con todo lo que traes, es que te amamos tanto.

Perdón por no darme cuenta de que una cosa es educarte y otra es tratar de cambiarte. 

Que una cosa es obligarte a que te termines el vaso de yogurt y otra muy distinta es forzarte a que te guste el fútbol.

Que una cosa es pedirte que hagas los deberes y otra pretender que te apasione la lectura.

Perdón por no aceptar tan fácilmente que odies los vestidos para ir a los cumpleaños, que te cuesta regalar besos a diestra y siniestra…

Que prefieres dormir en casa que en la de los abuelos, que tengas miedo de saltar del muelle como hace el resto y tantas cosas más que no deberían ni importarme.

Perdón por pretender cambiarte cuando tu amor incondicional nunca me pidió ser mejor madre.

Cuánto más paciente me desearías si pudieras, cuánto más relajada, cuánto más hacendosa, cuánto menos preguntona, cuánto más divertida!

 Y sin embargo, tu aceptas lo que soy como si fuera lo mejor que puede ofrecerte el mundo.

Perdón por haber recurrido demasiadas veces al manual de los niños perfectos, esos de que existen niños adecuados, niños ideales, niños fáciles y felices las 24 horas del día.

Perdón por haberme quejado, por haberte exigido sin sentido, por no haberte dado tiempo, por haber pedido disculpas por ti.

 Te prometo que de aquí en adelante voy a mirarte con la pureza del momento en que naciste. Donde no había lugar para el deber ser ni para el “hay que”. Donde lo único que importaba era que existieras. Y así voy a dedicarme a acompañarte por la vida, abrazando cada pedazo de tu única y especial alma. Aplaudiendo todo lo que eres y enfrentándome a cualquiera que intente convencerte de lo contrario.

Sí Señor, acá está mamá.
Magdalena Piñeyrúa.

Con esto me despido, si estas interesado en una sesión no dudes en mandarme un e-mail a
patyarandaleon@gmail.com

o puedes también seguirme en:

Que tengan feliz semana!

no comments
Add a comment...

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

Social

Archives

Featured Posts

Hi there

Paty Aranda Photography

Sesiones de fotos de niños, familias, recién nacidos, maternidad, XV años al aire libre en León, Gto.

hola